divendres, 16 de gener de 2009

Sexo y comida

textoalternativoLos mejores cocineros del mundo saben que existe una conexión especial entre comer y hacer el amor. Todo aquello que agrada al cuerpo predispone al goce, y qué mejor que una buena mesa para incitar al placer.
Pero no se trata de recurrir a recetas afrodísicas, de dudosa eficacia, sino de cocinar y de comer pensando en el placer, de sentirlo y de transmitirlo.

Dime cómo comes...Tracy Cox, en su libro Supersexo (Ed. Pearson Education), afirma que la forma de comer puede proporcionarnos pistas sobre cómo es un hombre en la cama. Y nada mejor que quedar a cenar con él para comprobarlo (la primera cita, siempre sentados a una mesa).

Su apetito comiendo puede revelarte la potencia de su libido. Su forma de comer te hablará sobre sus formas en la cama: delicado, brusco, meticuloso, avasallador, dado a los excesos... Obsérvale bien. ¿Saborea o simplemente traga? ¿Mordisquea y juega con la comida? ¿Chupa y se relame? Pues algo parecido hará después contigo.

Y recuerda: comiendo se despiertan los instintos más básicos, así que una cena suculenta puede ser el mejor preludio a una noche de amor.

De la forma de comer de tu pareja puedes extraer conclusiones más trascendentales. Según Tracy Cox, el típico hombre que no sale del filete con patatas será también el prototipo de amante de sábado por la noche y postura del misionero.
Sin embargo, el comensal que está abierto a probar sabores nuevos y exóticos puede ser la mejor pareja para practicar el Kamasutra o el sexo tántrico.

Si buscas un hombre protector, fíjate en si, cuando te da a probar de su plato, te ofrece la mejor parte. “Y si usa su propia cuchara para que pruebes su postre, cásate con él”, sentencia Cox.
Seduce con la comida en la mesa y luego, llévatela a la cama.

De la mesa a la cama
Carmen Freixa aconseja a los amantes utilizar el propio cuerpo para probar toda clase de delicatessen: sobre el pecho, en el ombligo, en la boca, sobre las piernas... y en otras zonas más íntimas.

Uno de los mejores cocineros del mundo, Ferrán Adriá, afirma que usar un cubito de hielo para besar la boca o el sexo de nuestra pareja es un cóctel maravilloso. Este chef de fama mundial afirma también que los placeres de la mesa y de la cama están íntimamente unidos.

Eso es lo que te proponemos nosotros: que seduzcas con la comida en la mesa y luego te la lleves a la cama para encender, materializar y alargar la relación sexual. Trata a los alimentos y al cuerpo de tu amante de forma exquisita, con delicadeza y sensualidad.

Prepara la alcoba para la ocasión: coloca cuencos con bombones, frutas y frutos secos, tarros con mermelada o cremas; una bandeja con un juego de té de inspiración árabe u oriental; y una cubitera con la botella de cava que habíais empezado.

Y, por supuesto, toallitas húmedas y aromáticas para limpiaros cuando lo necesitéis (sorpréndele lavándole tú misma las manos con agua perfumada). En la nevera, nata, hielos especiales (de chocolate, de té, de zumos tropicales, de licores) y otra botella de cava fría por si la ocasión lo requiere.
Al despertar, agasaja a tu amante con nuevas exquisiteces: zumo recién exprimido, pan con aceite de oliva, té, café, pequeños bocadillos...

Fuente:
http://www.soloellas.com/

Article relacionat Localizado el punto G en las mujeres

1 comentari:

Forumblanes ha dit...

Me alegro que te haya sido de ayuda. Un saludo. ;-)

Publica un comentari a l'entrada

 
Anar a dalt